En primer lugar hay que darnos cuenta que hacer esta transición implica un cambio en paradigmas mentales, romper con esquemas pasados y comprender que irás en contra de la mayoría de las personas, encontrando resistencia en círculos sociales tanto externos como internos. Pero si tu convicción y carácter es fuerte encontrarás muchísimos beneficios ¡y cambiará tu vida! 🙂

9 PASOS PARA COMENZAR:

1- Comprender que una dieta vegana implica el no consumir al 100% animales huevos o lácteos, sin excepciones.

2- Agregar alimentos ricos en fibra como vegetales verdes para mantener mayores niveles de saciedad.

3- Buscar alimentos lo más cercanos a su estado natural real posible.

4- Agregar consumo diario de brotes como frijol mungo y fenogreco y pastos como de trigo, de cebada y de centeno.

5- Recurrir a cremas de almendras nueces y semillas como snacks para completar cualquier comida.

6- Investigar y asesorarse de qué suplementos podrían ser recomendados dependiendo el caso de cada persona.

7- Agregar frutas y vegetales diario por lo menos una porción de cada uno.

8- Tratar de mantener una dieta combinada y balanceada pero repetitiva para darle posibilidad al cuerpo de asimilar todos los nutrientes mejor y para darnos cuenta que cosas funcionan y cuales no.

9- Considerar que no todo lo vegano es bueno. La nutrición (vegana o no) es un tema que debe ser revisado y asesorado personalmente por un profesional.